“ESCANDINAVIA”: En una puesta minimalista, ascética, despojada, Rubén Szuchmacher personifica a un viudo desgarrado, confundido, dolido y furioso a la vez, embarcado en una aventura que lo hará terminar en una celda, casi como si fuera un asesino serial.
Lo atractivo del texto de Lautaro Vilo y de la soberbia interpretación de Szuchmacher es el tono tragicómico que le imprimen al relato, sin por ello disminuir un ápice el dolor lacerante de la pérdida irreparable. Esas pinceladas de humor distienden, pero nunca quiebran el clima imperante. El público por momentos ríe y al rato se emociona hasta las lágrimas. Se produce una inevitable empatía con ese hombre partido en dos, que no sabe bien qué hacer, que se siente como una marioneta, que piensa en voz alta para reorganizarse, para rearmarse, para seguir adelante con sus clases de teatro, con su vida. Imperdible unipersonal. Hoy a las 21 hs en Teatro Estudio, calle 3 entre 39 y 40.