A “David” (Mariano Fernández) le toca la dura tarea de desarmar el Estudio de su padre “Rafael”, que acaba de fallecer. Entre trastos y papeles,encuentra un manojo de cartas de amor dirigidas a su padre, escritas de puño y letra por un tal “Juan” (Miguel Jordán). Ahí se descorre el velo que ocultaba una historia secreta, llena de avatares, que David irá desentrañando a lo largo de sus encuentros con Rafael. Tierna comedia dramática del español Juan Carlos Rubio, dirigida por Gastón Marioni, que vuelve a la renovada sala de Teatro Estudio (calle 3 entre 39 y 40), los domingos de agosto a las 19.30 hs.