Charlamos con Raúl Bongiorno, a punto de estrenar “Tute Cabrero”, de Tito Cossa, en El Viejo Almacén El Obrero

IB: Raúl, ¿qué te llevó a elegir esta pieza?

RB: Me gustó, eso, una cuestión emocional más que racional, que después cuando empezás a analizar es lógico que te pase. Está escrita por Tito Cossa, ¿que más se puede decir? Te sentís identificado en cada palabra, cada modo de articular las frases y las imágenes que genera. Me gustan los desafíos y es una obra que dramáticamente pone en juego el tiempo y el espacio y eso me atrapó. Además, esto lo digo con mucha tristeza, tiene una presencia social actual que es catártica.

¿Pensás que no ha perdido ni un ápice de vigencia? 

Claro que no ha perdido vigencia, hoy menos que nunca en nuestro país. Pero más allá de los motivos puntuales del conflicto, la obra pone en juego las relaciones generacionales, la idiosincrasia humana frente a situaciones extremas y esto perdura en la sociedad y en el tiempo.

¿Te topaste con algunas dificultades al abordar el texto, algunas dudas, algunos cuestionamientos?

Por supuesto que tiene dificultades el texto, si no no sería interesante, por lo menos para mí que como te dije antes me gustan los desafíos. Sobre todo cuando pretendés imaginarte el resultado de lo que vas leyendo a medida que avanzás. En este caso hay que desmenuzar las situaciones para encontrar las coincidencias temporales y las relaciones espaciales. Esto es lo que me disparó la propuesta de puesta en escena. El desafío de despojarla de decorados. Yo que vengo de la escenografía y de la opera para colmo, me pareció que esta obra debía sostenerse visualmente por la propuesta que el texto hacía para la acción de los personajes. Solo cinco elementos hay en juego y su majestad, la luz…

¿Cómo definís a los personajes?

Los personajes son muy simples. No hay sublecturas de ellos, precisamente esta sencillez los hace empatibles. Y esta empatía es la fuerza que sostiene la obra. Las tres generaciones y los referentes familiares de cada uno conforman el marco social que contiene el conflicto.

¿Cuál es el conflicto central? ¿Hay más de uno? ¿Qué se pone en juego?

El conflicto central es la noticia de que la empresa va a echar a uno de los tres dibujantes de esa sección. A partir de esto, cada pareja desarrolla su propio conflicto producto de esta situación. Se ponen en juego los valores éticos que cada uno es capaz de sostener.

¿En tu puesta, se conserva el marco temporal y social de la obra, o está traída al presente?

Yo quisiera decir que está respetada hasta la última coma, pero no sería cierto, ya que la puesta me obligó a cambiar algunas palabras que condicionaban las acciones, pero son absolutamente secundarias intrascendentes. La obra transcurre en la época propuesta por el autor, eso sí, estos datos están dados por el vestuario y los sonidos ambientales.

¿Dirías que “Tute Cabrero” es una obra netamente argentina? Y, en ese caso, ¿qué la hace tan nuestra?

Claro que es una obra netamente argentina, por el lenguaje, por las referencias que se hacen a situaciones que son nuestras, cuando Luis Sosa dice: “todo lo tiran abajo…” refiriéndose a un café que frecuentaba de joven, está haciendo referencia a lo que presenciamos cotidianamente en este país.

¿Qué expectativas tenés en estos días previos al estreno?

Que vaya gente, hoy es la mayor de las expectativas. La otra y que debería ser la fundamental es la respuesta del público a la propuesta escénica. Como sucede en estos casos en que uno toma una obra tan conocida y querida por los amantes del teatro, hay que estar a la altura de las circunstancias.

Por suerte pude conformar un elenco del que estoy muy satisfecho, no había trabajado con todos antes y esto siempre es un desafío. Estoy contento de poder integrar profesionales excelentes y experimentados con novatos ansiosos y responsables.

Tras estas 2 funciones (viernes 9 y 16 de noviembre), ¿qué derrotero tendrá este “Tute Cabrero?

La intención es aprovechar el esfuerzo lo más posible haciendo funciones en distintos municipios de la Provincia de Buenos Aires y en las que se concreten las ofertas conversadas.

¿Quiénes integran el elenco?

El elenco en orden alfabético está integrado por:

Ana María Haramboure Matilde-Rosa

Bruno Mux Sergio Bruni

Claudio “Negro” Cogo Voz en off

Eliana Castorino Gladys

Ernesto Kiare Carlos Parenti

Karina Ruiz Laura

Mario Lombard Luis Sosa

¿Iluminación, sonido, vestuario, make up?

Diseño de Vestuario y Maquillaje: Ana María Haramboure

Diseño de Escenografía e Iluminación: Raúl F.Bongiorno

Musicalización y sonidos: Luciano Fermín Bongiorno

Video y Fotos: Federico Bongiorno

Asistencia Técnica; Celina Novara

Puesta en Escena y Dirección: Raúl F.Bongiorno