Pronto a estrenar “2072” este viernes 05/04 a las 22 hs. en Teatro Estudio, entrevistamos a Mariana Ozafrain, autora y directora de dicha obra.

IB: Maru, ¿cuál fue el primer disparador para escribir “2072”? ¿Cómo surgió la idea? 

MO: Creo que las cuatro mujeres personajes de la obra tienen algo de mí. Porque en todas volqué la necesidad de contar algún aspecto de mi vida. Había cosas que ya no quería guardarme y decidí disfrazarlas de ficción. No porque lo que le ocurre a estas mujeres me haya ocurrido a mí, sino porque en mayor o menor medida me he sentido afectada por problemáticas similares. Creo que son mujeres muy distintas pero que tienen muchas cosas en común, en cierto modo, son todas la misma mujer. Luego nació el contexto espacial en el que están inmersas, tuve que estudiar acerca de cuán probable era que haya vida en otros planetas. La primera opción fue la Luna, que es un satélite, no un planeta. Pero después me encontré con este magnate, Elon Musk, y su teoría de salvar a la humanidad llevándola a Marte. Pues ahí encontré el soporte de todas estas ideas que estaban dando vueltas en mi cabeza. Mujeres a Marte… ¡y a ver qué pasa!

¿Sos de las autoras que van imaginando la puesta en escena a medida que escribís? 

Totalmente. No puedo hacerlo de otra manera. Si lo que escribo no se traduce en imágenes en mi cabeza no puedo continuar. De todos modos esto no tiene nada que ver con cómo resultará el montaje final. Siempre estoy abierta a que las ideas que tenía en mente se modifiquen, a escuchar las propuestas de los actores y actrices y de la gente que trabaja conmigo. Pero, como punto de partida, me es crucial escribir basándome en el todo. De hecho, el texto está muy apoyado en el montaje, es un texto raro de entender si uno imagina una puesta convencional. 

¿Cómo compatibilizás el doble rol de autora y directora? ¿En cuál de los dos te sentís más a gusto? 

Relacionándolo con la respuesta anterior, creo que en mi caso es algo más integral. No sé si distingo mucho un rol del otro. Uso el texto como punto de partida, pero la dirección acontece desde las primeras palabras que escribo. Asimismo la dramaturgia nunca cesa porque en el proceso de montaje sigue activa y en transición. Registro mis obras dos veces, una antes de montarlas y una luego, porque siempre las modifico. Es al momento de ponerle el cuerpo al texto donde compruebo si es efectivo lo que escribí o si de repente hay un texto caprichoso que no resulta orgánico.

 

¿Cómo elegiste a las actrices que conforman el elenco? 

Por recomendación. Comenté entre mis conocidxs los roles que necesitaba cubrir (son bastante específicos) y recibí varias sugerencias. Hicimos unas pruebas y armamos un elenco inmejorable.

Vimos “Infiel” el año pasado. ¿Esta es tu segunda obra?  

Sí. En realidad tengo varias obras escritas pero ésta es la segunda que monto y produzco.

¿Hay algunos puntos en común entre ambas obras? 

Intenté “dejar mi firma” sin repetirme. No se si lo logré. Hay un camino muy claro que yo quiero seguir en el teatro y es el de la metáfora y la poesía. Un teatro para pensar, para mantener al espectador activo. En ese sentido es muy probable que haya puntos en común porque ninguna de las dos responden a un patrón de realismo, más bien son obras “rotas”, como me gusta llamarlas a mí. Sin embargo creo que son muy distintas, desde la trama hasta el modo en que las actrices se relacionan entre sí. “Infiel” tenía música vivo y eso generaba una atmósfera muy sensible, en cambio “2072” trabaja con nuevas tecnologías, proyecciones, efectos de sonido. Son obras que proponen universos muy distintos.

Contáme algo de tu formación. ¿Dónde estudiaste? ¿Con quién? 

Estudié actuación en la U.N.A y me recibí en el año 2017. Ahí tuve de profesores a Antonio Bax, María Eugenia Cappellari, Daniel Misses y Guillermo Cacace. Mi proyecto de graduación lo dirigió Mariela Asensio. Estudié también con Pompeyo Audivert, Blas Arrese Igor y Gastón Marioni. Intento estar en constante formación y trato de mantenerme informada para enterarme cuando unx docente que me resulta atractivx abre una clase o dicta un seminario.

¿Hiciste asistencia de dirección en otros proyectos teatrales? 

Sí, asistí una obra llamada “Asco (día tras día)” que hizo temporada durante el 2017 y 2018 en el Actor’s Studio de Carlos Gandolfo.

¿Cómo te ves dentro de 15 o 20 años? ¿Qué te gustaría estar haciendo? 

Dedicándome al teatro. Pudiendo vivir de esto. Con mi sala instalada, promoviendo el teatro independiente. Actuando y dirigiendo. Ayudando a quienes quieren encontrar su camino en las artes escénicas como me están ayudando a mí ahora.

¿Tenés algún proyecto en carpeta, algo que se esté gestando? 

Sí. Estoy armando un unipersonal. Estamos trabajando con músicxs y artistas visuales. La idea es armar una puesta muy performática en donde el protagonismo lo tengan las nuevas tecnologías (proyecciones, mapping, sistemas lumínicos). Estoy aprendiendo porque de esas cosas no sé nada y eso me encanta, vamos a gestar algo muy interesante. Por otro lado también estamos montando una obra que escribí yo pero no la estoy dirigiendo. Cedí ese rol para poder actuar, una comedia corta con una estética Almodóvar. Pronto habrá novedades.

¿Cuáles son tus expectativas con respecto a “2072”? 

Espero que la obra guste, que conmueva, que visibilice ciertas problemáticas que nos competen a todxs. Que las actrices disfruten, que todxs estén contentxs con el trabajo realizado. Que la obra crezca y sea de mucha más gente.

¿Nos querés contar algo acerca de tu nuevo espacio? 

Sí. Estoy abriendo un espacio teatral llamado “Teatro Abierto”. Me interesa promover el arte en La Plata, compartir, generar oportunidades. Los artistas platenses somos muchísimos y necesitamos puntos de encuentro. En unos meses ya se podrá disfrutar de las tablas de Teatro Abierto en 63 entre 3 y 4.