Los memoriosos probablemente recuerden una icónica discoteca platense de los ´70, “Karamba”, ubicada donde después fuera “Macondo”, en la que una memorable noche desembarcaron tres monstruos de la Bossa Nova, nada menos que Vinicius de Moraes, Toquinho y María Bethania.

María Creuza se sumó por ese entonces a esa movida y hoy celebra sus 50 años de ininterrumpida carrera el sábado 15 de septiembre en el Teatro Metro

IB: ¿Qué recuerdos tenés de un lugar tan emblemático: “La Fusa”, donde desembarcaron con Vinicius y Toquinho en los 70?

MC: El mejor recuerdo, forever. Algo inigualable. Desde el comienzo al final, hasta que nos vayamos de este mundo.

Qué cantantes admirás? ¿Cuáles fueron tus maestros, tu fuente de inspiración?

Las grandes cantantes de la época. Maiza Matarazzo, me amaba y yo a ella. Una vez, en un show de San Pablo, donde cantamos juntas, me dijo que me cuidara de este ambiente tan complejo, y que cantaba muy bonito. Lindo recuerdo.

¿Creés en el destino? ¿Pensás que estabas destinada a ser cantante?

El destino lo marcó mi madre. Gran cantante, le gustaba como a toda bahiana. Nunca lo hizo profesionalmente. Y cantaba temas complicados, difíciles, y ella los cantaba igual.

¿Cómo marcó la Bossa Nova la cultura musical de tu país? 

La música popular brasilera, conocida como la MPB, y luego la bossa nova, con Joao Gilberto a la cabeza, si no se escucha tanto, es porque la parte musical (armónica) es difìcil. Escuchen a Joao Gilberto, miren su mano derecha, cómo se acompaña…es fantástico.

¿Con qué se va a encontrar el público platense que vaya a ver tu espectáculo en el Teatro Metro?

El público se va a encontrar a una artista con ganas de brindarles una noche única, con todos mis temas conocidos y con algunas sorpresas, también. Un trío de músicos que me acompañan, muy buenos. Así que los espero a todos el sábado 15 de septiembre en el Teatro Metro a las 21 hs. Saravá!