“No te preocupes, no irá lejos” es una historia REAL sobre el escritor John Callahan es un canto a la superación de una persona altamente discapacitada (no solamente corporal) y su camino (bastante rocoso) hacia la superación.
Gran acierto que el guion (escrito por el mismo protagonista de la historia) presente a un antihéroe para mostrarnos las falencias y tortuosidades de vivir con una discapacidad física (cuadripléjico en este caso) y la difícil forma de relacionarse con el otro.
 De hecho, este escritor se hizo famoso por hacer historietas cómicas tratando temas macabros sobre su dificultad (que en la peli te los muestran con una animación muy copada, se respira en estos momentos del film). Igualmente, serán macabros para aquellos que no pueden entender al humor como método de escape de una realidad triste que te supera, para aquellos que no pueden entender (por dolor quizás) a aquellos que se ríen de la peor de las tragedias para sobrevivir.
 La historia sigue a este personaje interpretado de manera MAGISTRAL por Joaquin Phoenix (gran laburo desde lo corporal y desde los matices que le da a este ser desagradable pero que produce empatía por lo que significa, por lo que le tocó), con un desorden que le da un plus en cuanto a la narración. Está desordenada, va y viene en la vida de este hombre y las escenas te cuentan lo que quieren, cuando quieren. Todo el tiempo hay flashbacks de cuando era un borracho inmundo hasta el accidente que lo dejó como lo dejó y después muestra cómo se va relacionando con quienes lo rodean y lo que le cuesta hacerlo pero no porque no puede mover gran parte de su cuerpo sino porque la peli te da el mensaje de que SON MAS GRAVES LAS DISCAPACIDADES EMOCIONALES QUE LAS CORPORALES.
 Particularmente me impactaba las escenas que tenía con su cuidador. Eran un horror pero también te ponían en la situación de  “a ver ¿yo que haría con este ser que aparte de ser discapacitado es un sorete?” Políticamente incorrecto lo que acabo de decir? Es probable pero también lo es la película porque se aparta de la típica peli que busca hacerte llorar con golpes bajos y te lleva a la reflexión de qué importa quiénes SOMOS y lo que HACEMOS con lo que nos toca. Y quizás si fuiste una mierda siempre, por más que pase lo que te pase, sino aprendés ALGO y lo capitalizás en acciones, vas a seguir siendo TOXICO (hay escenas con el grupo de autoayuda que él va donde hay mucha información interesante para debatir, UNA PELI QUE TE HACE DEBATIR!!!! DIVO!!!!!!!!!!!!!)
 Gus Van Sant ( “Milk”, “Elephant”) dirige esta historia con muy buenos planos, cortes divos, flashbacks desordenados, buena paleta de colores y muy grata fotografía. Bravo para élllllllllllllllllllllllllllllllllll
 El resto del elenco acompaña muy bien (donde sobresale Jonah Hill que lo amo “TAN FLAQUIIIIITO” diria la Su) en este proceso de transformación de esta “víctima” imperfecta (porque se escapa de nuestra idea del enfermo, del pobre discapacitado) que nos enseña que se puede cambiar, que se puede capitalizar el dolor en creación, en arte y que nos podemos amar a nosotros mismos SIEMPRE.
 PARA APLAUDIR DE PIE ESTA HISTORIA REAL
4 FACUNDITOS ( MUY BUENA)