Clint Eastwood con sus 88 años lo hizo de nuevo; debería cantar la canción de Britney Spears (con coreo y todo) “Oops I did it again”, porque logró hacer una peli más (hay muchas en su filmografía) que el público le va a agradecer con todo su corazón, porque te hace pasar un BUEN momento en el cine.

Acá tenés la historia real de Leo Sharp, alias “el tata”, en quien se inspira Don Clint (y resalto SE INSPIRA porque hay cosas bastante irreales, rozando la boludez sentimentalista al pedo, sobre todo en el final) para realizar su film número 876 (más o menos). Leo es un viejo inofensivo que a causa de su declive económico decide transportar DROGA de un Estado a otro en la gran Norteamerica, y todo es un juego para este viejito picarón. La peli es muy amena porque así construye Clint este personaje desde su composición (demuestra que con esa cara de piedra es divo para la comedia mia mor), pero también desde la dirección y el guion. Todo parece un juego, nada es demasiado profundo y toda la atención está puesta en la superficie de la historia; en esto de “Miren, un viejito pasa droga por Estados Unidos y en medio se come un sandwich de cerdo, qué loco este viejito que le habla a los narcos como si fueran los verduleros de la esquina”, en vez de hacer un retrato mas profundo sobre esta decisión de trabajar para el cartel del Chapo Guzmán (que habrá matado a 3000 personas para construir su imperio). Porque uno a veces se queda en esto de “Ahhhh venden droga porque es la fácil”, “se prostituyen porque quieren” y MUCHAS veces es la ÚNICA salida a una economía que excluye a jóvenes en desigualdad y también a los viejos. Seguramente “el tata” hizo mucha guita con este trafico de veneno (porque no me quiero poner en moralista pero la droga mata DIRECTA e INDIRECTAMENTE), pero también ¿qué otra alternativa le dieron? ¿Acaso los soldaditos narcos tienen otra opción más potable que resignar sus vidas a este negocio a cambio de casa, comida, sexo e IDENTIDAD? ¿Acaso algún gobierno les va a dar la mitad de esas cosas alguna vez? Pueden ponerse en moralina y juzgar a aquellos que deciden trabajar en la ilegalidad porque nunca nadie les dio NADA desde el momento que nacieron??? de un linaje de marginalidad, pueden juzgar???? Seguramente mucha gente SI lo hará, pero meter presos a las mulas es querer tapar el sol con las manos. El problema de fondo es la desigualdad, esa desigualdad a la que tanto nos acostumbramos y por la que no hacemos nada porque nos hicieron creer que no hay nada que hacer con palabras importantes como la MERITOCRACIA (¿en serio? de verdad crees en la meritocracia cuando en el mundo nacen reyes y otros que en sus primeros años de vida no pudieron comer bien ergo no se les desarrolló el cerebro como debia?).

BUENO LA PELI SE QUEDÓ EN LA PAVADA EN VEZ DE ESCARBAR EN ESTAS CUESTIONES, PERO EL RESULTADO ES MÁS QUE POSITIVO PORQUE TE REÍS, VES BUENAS ACTUACIONES (donde sobresalen la diosa Dianne Weist y Bradley Cooper), UNA HISTORIA AMENA Y CLINT, CON SUS 88 AÑOS (lo resalto porque es para aplaudir de pie) VUELVE A DEMOSTRAR LO EXIMIO DIRECTOR QUE ES.

MERECE QUE LA VEAS EN CINE

3 Y MEDIO FACUNDITOS ( BUENA +)