Qué INJUSTICIA que los Oscars hayan ignorado este GRAN estreno por otras que dejan bastante que desear, mia mor. Un film que habla desde el corazón, que está excelentemente actuado y escrito merecía alguna que otra nominación y una mejor respuesta del público (en EEUU no le fue tan bien).
La historia está basada en las memorias de Nick y David Sheff y su tortuoso camino hacia la liberación del hijo de las drogas.
La peli tiene golpes bajos (llorás) y varios cliches, pero todos contados con MUCHÍSIMA verdad lo que la hace una película con ALMA y por ende disfrutable y empática desde todo punto de vista. Ver al padre (un grandioso Steve Carell ) luchando, investigando con paciencia de león ante el desgaste que produce su hijo adicto, no sólo a él sino a sus familiares, resulta no sólo ejemplificador de lo que está bien en este mundo, sino ademas de una ternura hermosa que te va a llegar a lo más profundo de tu fibra; más si sos papá o mamá o si tuviste algún familiar con ese problema, porque esta ENFERMEDAD no sólo destruye a quien la padece sino a todos a su alrededor.
La relación de ellos es digna de verla en el cine y emocionarte. La peli es aleccionadora en épocas donde te quieren hacer creer que “drogarte e’ lo ma’, aguante la droga” (así sin las eses) Y NO ES ASÍ. La droga es recreativa para muchos, pero no todas las drogas son iguales y mucho menos los organismos y las psiquis. LA DROGA HA ARRUINADO VIDAS. A MUCHOS LES HA  QUITADO LA VIDA, EL AMOR, LA HERMOSA SENSACIÓN DEL VIENTO EN LA CARA EN UN DÍA DE CAMPO, EL PODER ESCUCHAR PALABRAS DE CARIÑO DE LOS SERES QUERIDOS Y CUANDO DIGO DROGA NO ME REFIERO SOLAMENTE A LAS ILEGALES. EL ALCOHOL O TOMARSE UN “CLONA” COMO SI FUERA UNA PASTILLA TAMBIÉN TE QUITA LAS COSAS BUENAS DE LA VIDA. TODOS SABEMOS QUE ESTE MUNDO ES UNA MIERDA, LLENO DE GENTE DE MIERDA Y POR ESO LA GENTE NECESITA ESCAPAR; MUCHAS VECES ESE ESCAPE ES EL MISMO INFIERNO AUNQUE EN EL MOMENTO NO LO SIENTAN ASÍ.
Siento que es muy injusto que no hayan nominado a TIMOTHEE CHALAMET (“Call me by your name”) a mejor actor, porque su performance es DIVA. Su transformación a medida que transita el desgaste corporal y psíquico que le produce su adicción es memorable y merece todos los aplausos!!!!! El pendex tiene 23 años y ya tiene toda la capacidad emotiva para interpretar un adicto así???? QUE DI VO!!!!!
Hay escenas donde se te van a caer lagrimas, otras donde vas a aprender, otras donde te vas a enojar y gritarle a la pantalla (una de mis favoritas) cuando la madrastra agarra el auto toda sacada y lo empieza a perseguir, (destaque de la actriz Maura Tierney); en definitiva, vas a salir transformado al ver este estreno. YO DIRÍA QUE NO SE LO PIERDAN.
5 FACUNDITOS (EXCELENTE)