AFTER OFFICE: Quinieleros de parabienes

¿Y, chicas? ¿Cómo vieron el paso de mando? Muy civilizado, ¿no?  El cordial abrazo entre Alberto y Mauri me hizo acordar al de San Martín y Bolívar. Bueno, salvando las distancias. Nadie le pisa los talones a esos próceres. Esos patriotas rompieron el molde. Se extinguieron como los dinosaurios. Pero Seguir leyendo

Publicado el :

AFTER OFFICE: ¡Que no nos metan el perro!

¡Ay, chicas! ¡Qué calorete! ¡Estoy hecha sopa! ¡Te prohíbo que te quejes del clima, Nelly! Te pasaste el invierno despotricando contra el frío y juraste ante escribano público no quejarte del calor! Tu gataflorismo es crónico. Es que vino de golpe. Me operé de la camiseta térmica, la polera y Seguir leyendo

Publicado el :

AFTER OFFICE: ¿Se viene el efecto dominó?

Che, ¿será cierto? ¿Qué cosa? Lo de Luciana Salazar. ¿Se operó otra vez? ¡No!  Que le arrastra el ala a Alberto. ¿Cuál Alberto? ¿Cómo cuál? El único. El winner. ¿Alberto Efe? No creo. Él tiene novia. ¿Por qué lo decís? Porque la blonda dijo que no descartaba ser Primera Dama. Seguir leyendo

Publicado el :

AFTER OFFICE: Ojalá no nos metan el perro…

¿Y? ¿Qué me cuentan del domingo? Que estaba cantado. Después del sopapo de las PASO, no había vuelta atrás. Yo contenta de que se haya terminado la campaña. Me tenían harta con los spots, las encuestas telefónicas, los pronósticos, la cháchara, los opinólogos, los seudo expertos. ¿Limpiarán ahora la ciudad? Seguir leyendo

Publicado el :

AFTER OFFICE: El horno no está para bollos

           ¿Ya votaron, chicas? ¡Obvio! A primera hora. Me encanta. Me siento  protagonista cuando entro al cuarto oscuro. El único momento en que tenemos la sartén por el mango, ¿no? Y, sí. Sobre todo nosotras, las que no nos cocinamos al primer hervor ni con una sola garrafa, que padecimos Seguir leyendo

Publicado el :

AFTER OFFICE: Candidatos estandaperos

¿Y, chicas? ¿Qué les pareció el debate? ¿Qué debate? ¿Cómo qué debate? El del domingo pasado entre los candidatos a Presidente. Eso no fue un debate. ¿Y qué fue entonces? Una seguidilla de aburridísimos monólogos guionados. Un opio. ¡Sos dura, eh! ¡Es que no debatieron, Lili! Ni se miraron. Cada Seguir leyendo

Publicado el :