• Che, Caro, ¿vos seguís psiconalizándote?
  • Obvio. For ever! Mi espacio sagrado. Lo defiendo a capa y espada.
  • ¡Debés estar gastando un platal! ¿No te conviene ir a la tele, o aparecer en las revistas?
  • ¿Qué tiene que ver?
  • ¡Cómo! ¿No te diste cuenta que últimamente todas las celebrities hacen terapia en la cajaboba?
  • ¿Por quién lo decís?
  • Empecemos por la Alfano, una nueva “Angelita” en el Purgatorio de De Brito. Primero, confesó que, allá lejos y hace tiempo, se encamó con Diego, cuando él aún estaba casado con la sufrida Villafañe. Y cero culpa.
  • ¿Y no habrá un o una Alfanito por ahí? Porque está visto que el 10  nunca vio un forro en su vida.
  • Y no contenta con esa bomba innecesaria, a destiempo, la amiga de las tostadas contó que su padre no se suicidó sino que fue asesinado.
  • Se querrá hacer un lugar en medio de esas lenguas viperinas. Son más malas que las arañas pollito.
  • Otro. Fernando Dente. Contó en “People” que su padre biológico no es su padre de crianza. Parece que su mamá tuvo un affaire con un cura, y él es fruto de ese romance.
  • ¡Ay! ¡Como la peli “Camila”!  ¡Qué historia de amor!
  • Ahora están todos los chimenteros como locos rastreando al cura que dejó los hábitos y formó una familia.
  • A mí no me extraña, chicas. Todo es un “Truman Show”. Todos sufren de incontinencia verbal.
  • Disculpen, chicas, pero el espectáculo que están dando los políticos, es mucho más patético que la forrándula vernácula.
  • ¡Ni hablar! Se abrieron los sarcófagos y reaparecieron varios muertos, Se tironean de las mortajas los chabones.
  • ¿Alguna de ustedes me puede explicar qué es eso de las “colectoras”?
  • Una chanchada, Miriam.  No quiero ser malpensada, pero que yo sepa, eso de “ir por colectora” es una manera vulgar que significa tomar una ruta alternativa … en la cama. ¿O no?
  • Coherente. De eso se trata. Al “puebloargentinosalú” hace rato que los gobiernos le vienen rompiendo la colectora.
  • Se roban figuritas, como los elencos berretas de verano. Tientan a alguien para que abandone a su compañía.
  • Es como el juego de las sillas. Pero la meta es apoyar el traste en el Sillón de Bernardino, claro.
  • Me parece que hasta una semana antes de las elecciones, no vamos a saber quién está con quién. El cuarto oscuro estará más oscuro que nunca.
  • ¿Qué pasaría si todos los millones de argentinos votáramos en blanco, como muestra de que nadie nos convence?
  • Una utopía. Nunca nos ponemos de acuerdo en nada. Sería imposible.
  • Ya lo sé, pero ¡qué sopapo a estos muñecos, ¿no?!
  • Y bueno, quévachaché, es la clase política que supimos conseguir. Siempre forzados a elegir lo que se supone que será “el mal menor”.
  • Todo es digno de una tragedia de Shakespeare: intrigas palaciegas, traiciones, alianzas, lucha por el poder, buchoneadas, espionaje, las peores armas puestas en juego. El fin justifica los medios para los candidatos. Carecen de escrúpulos.
  • ¿Y nosotros qué somos? ¿Los espectadores en las gradas? ¿No podemos tirarles tomates o huevos?
  • ¡Ni se te ocurra! ¡Al precio que están! Sería como arrojarles margaritas a los chanchos. Un verdadero desperdicio.
  • ¡No seas exagerada, Mecha! ¡No todo está podrido! Hay políticos decentes.
  • Yo lo que veo es, por un lado, gente sospechadísima de corrupción, que multiplicó su patrimonio a la enésima potencia, y no hace otra cosa que acumular causas. Y por otro, gente que no da pie con bola, que no pega una, y nos seca los bolsillos. Y en el medio, unos cuantos honestos con poco rating.
  • Lo cierto es que todos se pelean por María Eugenia. Es la figurita difícil del álbum, ¿vieron? Todos le arrastran el ala.
  • Más por interés que por amor, diría yo. Pasaron del “Plan V” al “Plan Y” de un plumazo. Grandes improvisadores.
  • Para mí es un “Plan X”: una incógnita difícil de despejar.
  • Chicas, a no preocuparse. Sobreviviremos, como siempre lo hemos hecho. Tenemos el cuero duro, la piel curtida, el alma teflonada.
  • Hablando de impresentables, ¿vieron que Darthés faltó a la cita? Se excusó por su “fragilidad psíquica”.
  • ¿Y la fragilidad psíquica de las denunciantes? ¿Esa no cuenta, no? ¡Qué caradura!
  • Y ojo que siguen apareciendo. Se le viene la noche al galán. No hay abogado celebrity que lo salve.
  • Si uno tiene la conciencia tranquila, no huye ni se escabulle. Que dé la cara, y listo el pollo.
  • Propongo que lancemos el “Plan Ommmmm”, para calmar los ánimos. ¡Mozo, té de tilo para todas! ¡Chin, chin!

Deja un comentario