• Chicas, ¿me recomiendan una lectura de verano?
  • ¿Qué tipo de libros te gustan, Leti? ¿Algo liviano?
  • Y … no sé … alguna novela.
  • ¿Novela? Una de Borges, entonces.
  • ¿Cuál? No me suena ninguna.
  • Disculpen, chicas, pero –que yo sepa- Borges no fue novelista. 
  • ¿Cómo que no? Si Alberto dijo que “se lo suele reconocer por sus novelas”. Nada menos que en la presentación del Plan Nacional de Lecturas.
  • Se equivocó. Jorge Luis escribió cuentos, poesías y ensayos. Novelas no.
  • ¡Ay, Dorita! ¡No te soporto! ¡Qué maestra ciruela que sos!
  • ¿Ciruela con “c” o con “s”, Lili?
  • ¿Cómo con “s”? Ciruela se escribe con “c”, burra.
  • Pero el dicho no. Nadie conoce el origen de ese refrán.
  • A ver, sabelotodo.
  • Te explico para desasnarte. Siruela, con ese,  es un pueblo de Badajoz, donde había un maestro bastante ignorante, del que se decía: “el maestro de Siruela no sabe leer y puso escuela”.
  • Mirá vos. Pensé que era la fruta. Siempre se aprende algo nuevo.
  • Peor el “haiga” de Axel, chicas. 
  • Che, no se tomen las cosas tan a pecho. Eso fue un chiste.
  • ¿Un chiste?
  • Sí, venía hablando en lunfardo: “Si no hay un mango partido al medio, lo que “haiga” para el que más lo necesite”. Lo dijo en broma, chicas. Como cuando una dice: “Mientras haiga, que le dean”. Un desliz lingüístico. Una licencia literaria.
  • ¿Era neeeeesario?, diría el eterno yiojano capicúa. A mí no me hizo ni cinco de gracia.
  • Vos porque sos una amarga, y siempre le buscás el pelo al huevo.
  • Hablando de furcios y actos fallidos, ¿vieron el golpe que le propinó Francisco a una mujer en la Plaza San Pedro?
  • ¿Qué Francisco? ¿El Papa? ¡No te puedo creer!
  • Buscálo en internet. Una chica lo agarró de la mano intentando llevarlo hacia ella, y él le dio un chirlo con cara de traste.
  • Sí, chicas, pero después se disculpó. Dijo que a veces pierde la paciencia.
  • ¿Y con eso qué? Lo hecho, hecho está. Esa imagen recorrió el planeta. Pésimo ejemplo. 
  • Tiene pocas pulgas. Hace 3 años, cuando visitó México, también se enojó con un feligrés que lo quiso abrazar.
  • El precio de la fama. Si te gusta el durazno, bancáte la pelusa.
  • ¿Y qué me cuentan del exabrupto del marido de Jésica Cirio?
  • ¿Quién? ¿Insaurralde?
  • Sí, el intendente de Lomas de Zamora. En una publicación del Instagram que comparte con su mujer, insultó a una mina que criticó el físico de Jésica. “¿Y vos? ¡Culo caído!”
  • ¡Qué desubicado! ¿Qué se mete? ¿No se puede defender sola la Cirio?
  • Más misógino que desubicado. ¡No a lugar, Señor Intendente!
  • ¿Y por qué comparten la misma cuenta? Cero independencia, ¿no?
  • Se ve que arrancamos nerviosos el 2020. Migue Granados se la agarró con los meteorólogos.  “Ojalá se mueran de hambre, hijos de la remil mierda”, les escupió.
  • ¿Porque nunca la pegan con el pronóstico?  Yo no los insultaría, pero un poco de razón tiene el chabón.
  • No por nada ganó el Momo de los Jurásicos, “Caminando entre dinosaurios”. Así estamos.
  • Menos mal que ya pasaron las fiestas, porque con esto de que el 24 y el 31 cayeron en martes, ya no sabíamos en qué día vivíamos.  
  • Bueno, chicas. Como cayó, quedó. La suerte está echada. A disfrutar del 2020! ¡Chin, chin!

Deja un comentario