• ¡Ay, chicas! ¡Qué plomazo! ¡Se nos vino encima el año electoral! ¡Esto va a ser un desfile de impresentables!
  • Ya empezó, Miriam. ¿No viste la versión peronista del “Carpool karaoke” de Massita?
  • ¡Sí! ¡Qué disgusto! ¡Cantando nada menos que Arjona! Se ve que no pensó en las féminas de 4 décadas. Les echó flit.
  • ¿Y el spot de Moreno?
  • ¿Mariano Moreno?
  • ¡No! ¡En las antípodas del prócer! Guillermito Moreno.
  • ¡Ah, sí! Aconseja apretar los dientes.
  • Bueno, dicen que en materia de aprietes, el compañero tiene experiencia.
  • Y habla de “planificar los negocios” también.
  • Un verdadero sincericidio, ¿no? A confesión de parte, relevo de prueba.
  • ¿Y el de Olmedo?
  • ¿Alberto?
  • ¡No! ¡Ojalá! Alfredo Olmedo: campera amarilla, pañuelo celeste y Biblia en mano. El amigo de Bolsonaro.
  • Paso, gracias.
  • También está José Luis Espert.
  • Más serio que perro en bote. Debería sonreír más.
  • No seas frívola, Chuchi. ¿Qué tiene que ver la simpatía con ser buen candidato? Si no, acordáte del “yiojano”. Pura seducción, pura joda, pizza y champagne, y nos dejó en la lona. Remató el país.
  • También está el que se hace el misterioso y no aparece. El que se hace rogar.  Roberto Lavagna.
  • Está grande. ¡Hay que tener ganas de agarrar el timón de este Titanic en pleno naufragio!
  • ¿Y el marido de la Macedo?
  • ¿Urtubey? La Reina Madre los calificó como “una de las parejas más glamorosas de la política”.
  • Con el glamour no hacemos nada. Acá hay que arremangarse y sacar al íspa del pantano.
  • ¿Y el ex Gobernador?
  • Ni a placé. Creo que va a tener más suerte volviendo a los electrodomésticos.
  • ¿Y a Mauri? ¿Cómo lo ven?
  • Peleando como gato entre la leña.
  • ¿Lo decís por lo de Macri Gato?
  • La Chiqui lo critica pero lo apoya al mango. Dijo que “daría la vida para que no vuelva el kirchnerismo”.
  • ¿Y vos le creés? Es una forma de decir. Nadie da la vida por algo así. Ningún político se merece semejante sacrificio.
  • Ojo que no vienen de Marte, eh. Es la clase política “que supimos conseguir”. Hagámonos cargo. Algo habremos hecho. O no habremos hecho.
  • Ahora que decís marcianos, ¿se enteraron que un astrónomo de Harvard identificó a una nave alienígena merodeando la Tierra?
  • ¿En serio?  ¿Y no querrán bajar a arreglar este zafarrancho planetario?
  • Son marcianos pero no boludos, Chuchi. Se deben divertir mirando cómo nos esmeramos en destruir el planeta.
  • A mí me encantaría que me abdujeran.  Total, no tengo nada que perder.
  • Pero ellos sí. Somos contaminantes, amiga. Buscáte un hueso más a mano.
  • Entonces, desinfectémonos con un poco de alcohol. ¡Mozo! ¡Daiquiri para todas! ¡Chin, chin!

Deja un comentario