• ¿Qué me cuentan del carnicero fugitivo, chicas?
  • ¡Ni me hables de ese personaje! Desde que lo vi bailando clásico en la pista del Cabezón, enfundado en ceñidas calzas y badanas, me pareció un mamarracho impresentable. ¿Nadie le contó que del ridículo no se vuelve?
  • Del ridículo, puede ser. Pero de Belice lo trajeron de las pestañas.
  • Él se considera un “perseguido político”. Pero lo cierto es que debe guita. Y no sólo al Estado. Siempre tuvo a sus empleados en negro.
  • ¿No se les fue la mano con el operativo? 45 policías, 5 autos blindados. Ni que fuera Al Capone, che!
  • Ah, yo pensé que lo habían trasladado en un camión frigorífico.
  • Chicas, no se coman el verso. Ahora nos distraen con el devaluado Rey de las vacas para que nos olvidemos que ya no podemos comprar carne. Otra cortina de humo.
  • ¿Se acuerdan de la escena de pugilato entre él y Mauro Viale, en vivo y en directo?
  • Pan y circo. Show para la gilada. Léase, todos nosotros.
  • Hablando de piñas, estamos toso al borde de un ataque de nervios, ¿vieron? “Relatos Salvajes” un poroto al lado de lo que pasa a diario en la calle. Todos contra todos.
  • Lo llaman “estrés urbano”. Ataques de ira, violencia social. ¿Vieron al tachero que se la agarró con un tipo? No lo reventó de casualidad.
  • Y eso que dicen que el que se calienta, pierde. Pero calientes estamos todos.
  • Yo extraño la otra calentura, la linda, la de los metejones, la de mariposas en la panza.
  • Lamento decirte que ésa no va más. Los amores de ahora son virtuales, fríos, distantes.
  • Es que estamos todos metidos en una olla a presión, y explotamos por cualquier boludez.
  • Se vienen varios rounds de lucha en el barro. Wanda Nara con su cuñadita, la Salazar versus Analía Franchín, Susana con Marley…
  • ¿Susana con Marley? ¡No! Si son culo y calzón. Se aman.
  • Sí, pero después del programa en Sidney, creo que a la Giménez se le acabó el amor. Mirá que le advirtió al papá de Mirko que andaba mal de la rodilla, y él, ni pelota. La obligó a subir el puente más alto del mundo. Le va a tener que pagar la prótesis de titanio.
  • ¿Y qué? Ni cosquillas al bolsillo de Marley. Está facturando a lo loco gracias a su bebé.
  • ¡Cómo lo sobreexpone al nene, che! ¿No se le va la mano?
  • A mí me hizo acordar a “Truman Show”, ¿se acuerdan? Mirko vive en un mundo virtual, como el personaje de Jim Carrey.
  • Creo que los dueños del canal le pidieron que afloje un poco.
  • Todo es negocio, chicas. Business. ¡Poderoso Caballero Don Dinero!
  • Hay cosas peores, amigas. ¿Saben quién pretende ser nuestro próximo Presidente?
  • Ya sé. Tinelli.
  • Peor. Alguien que promete Ferraris y mansiones para todos, limusinas, cirugías plásticas y vuelos en primera clase, gratarola.
  • ¡Lo voto YA! ¿Quién es?
  • ¿Estás sentada, no? Agarráte fuerte. El auto denominado Emperador Alex Caniggia.
  • ¿Y la hermana sería la Primera Dama?
  • Miren, chicas, con la paupérrima oferta de candidatos a la vista, ¿quién les dice que el hijo del Pájaro no nos salva? Este íspa da pa’todo.
  • Tal cual. Con decirles que Zulemita quiere ser diputada. Se le está arrimando a Lavagna.
  • ¡Ah, buá! ¡Estamos todos! ¡Pongan los fideos!
  • Tras que eran pocos los “arrepentidos”, ahora se sumó un Fiscal. El colmo.
  • Disculpen la curiosidad, pero ser arrepentido ¿significa tener el culo sucio, no?
  • ¡Obvio! Parece que el abogado trucho D’Alessio los embaucó a todos. Un simulador.
  • Sugiero que nos desestresemos antes de salir a la calle. ¡Mozo! Té de tilo para todas. ¡Chin, chin!

Deja un comentario