• Chicas, les voy a pedir un favor. Si algún día me ven muy calenchu, haciendo papelones, tírenme un balde de agua fría.
  • ¿Qué tipo de calentura, Ani? ¿De arriba o de abajo?
  • De las partes pudendas. Evítenme el ridículo de la Diva de los teléfonos.
  • ¿Qué hizo esta vez la Su?
  • ¿No la viste con los Darín? A falta de uno, se calentó mal con los dos.
  • ¿Con Ricardo y el Chino? ¿En serio?
  • ¡Sí! Se abatató toda. Preguntaba boludeces, se tentaba, se ponía colorada, tartamudeaba.
  • No es la primera vez este año. Se puso así con el protagonista de El Marginal. ¿Cómo se llama ese pibe?
  • Nicolás Furtado, alias “Diosito”.
  • ¿Y le habrá visto la cara a Dios, la Giménez?
  • ¡No seas blasfema, Rita!
  • ¡Tiene derecho! Está espléndida con sus 75 pirulos.
  • ¿75?! Nosotras tenemos unos cuantos menos y estamos hechas percha.
  • También tenemos menos guita, Rita. No es un detalle menor.
  • Hablando de perchas, ¿lo junan al monigote ése novio de Cinthia hilo dental Fernández?
  • ¡Uy! ¡A ese muñeco le gusta más el tally de la cámara que el dulce de leche!
  • Creo que no son más novios. Lulipop muñeca inflable Salazar es la tercera en discordia.
  • Eso estaba cantado. El local de Baglini se llama “El Palacio de la Oportunidad”. Es un oportunista el muchacho.  Son todos iguales. Se cuelgan de las siliconas de las chicas para llegar al Bailando, y después las descartan.
  • Esa pista es un lodazal, un pozo ciego. Y el dueño del circo goza generando quilombos con carita de dolobu. ¡Qué poca dignidad los que le siguen el juego!
  • Será que todos tenemos un precio. Como les pagan bien, participantes y jurado hacen la vista gorda y se dejan basurear sin asco por el perverso titiritero.
  • Yo confieso que entre ver políticos puteándose y crónicas de sangrientos asesinatos cotidianos, a veces elijo ese programa para distraerme. Eso sí, sólo cuando bailan. El resto: mute.
  • ¿Vieron que se fue de gira el ufólogo mayor, Fabio Zerpa?
  • Ponéle la firma que le dieron alojamiento gratis en alguna galaxia cercana. Fue el mejor agente de prensa de los extraterrestres durante 60 años..
  • ¡Qué pena que se fue! Era un interlocutor válido para invitar a los marcianos para que vengan a poner un poco de orden en este planeta desquiciado.
  • Hablando de extraterrestres y de desquiciados, supongo que ya habrán ido a votar, ¿no?
  • ¡Sí! Yo a primera hora. Y hasta llevé mate y facturas para las autoridades de mesa.
  • ¡Qué chupamedias! Siempre queriendo quedar bien.
  • ¿Y qué tiene eso de malo? A mí me tocó estar ahí, y hay que bancarse tantas horas, eh!
  • Bueno, pero algo cobran, ¿no?
  • Sí, unas chirolas. Pero no se trata de eso. Es más la satisfacción de cumplir con un deber cívico. Y conocés gente piola, tus compañeros de mesa.
  • Tendrías que decir “compañeres de mese” amigue. Hay que acostumbrarse a usar el lenguaje inclusivo. ¿O se dirá “inclusive”?
  • ¡No me jodas! Todo bien, pero a mí no me sale. Me suena raro. Cocoliche.
  • La Real Academia lo rechazó, pero la UBA lo acepta. Así que, a ponerse el alma en paz.
  • El elme en pez. ¡Meze! ¡Cerveze pere tedes, per favore! ¡Chen, chen!

Deja un comentario