• Me parece una idea genial esto de encontrarnos vía skype, chicas. Estamos re modernas y super tecnológicas. Raro, ¿no?
  • Yo me maquillé y me emperifollé como cuando nos encontramos en el After. Antes muerta que sencilla. ¿No estoy divina, chicas?
  • ¿Se habrán bañado en alcohol en gel, no? Miren que flor de pote tengo.
  • ¡Qué potentada, Negri! ¿Cómo lo conseguiste?
  • Se dice el pecado pero no el pecador …
  • ¿No se lo habrás comprado al chantapufi ése con lukete bailantero?
  • ¿Al Pastor Giménez, decís? ¿Vos creés que le daría una luca a ese charlatán?
  • Él se define como un sanador, ungido por el mismísimo Tata Dios. Un enviado del Todopoderoso.
  • ¡Claro! Y yo me defino como Lady Gaga. Un impostor el pastorcito. No le den bola.
  • ¡Pobrecitas las ovejas de su rebaño! Embaucadas por semejante yosapa.
  • Pero quedó al descubierto. Se auto escrachó solito el seudo líder espiritual.
  • No sólo alcohol les traje. También “toilet paper”. Lo digo así porque es más fino.
  • ¿Me pueden explicar por qué la gente acopia papel higiénico? Acá corremos con ventaja si nos comparamos con Europa y Estados Unidos. Contamos con el bendito bidet.
  • Ojalá me agarre cagazo, chicas. ¡Soy tan seca de vientre! A ver si saco alguna ventaja de esta pesadilla.
  • Hablando de ventajas, podríamos pedir préstamos para calafatearnos todas. Botoxearnos, lipoaspirarnos, lolearnos. Cosa que estemos divinas si nos toca “partir”, víctimas del bicho maldito. Y que la guita la devuelva Magoya.
  • ¡No seas ventajita, Pirucha! No está bien aprovecharse.
  • Piru, vos estás como los que se rajaron de viaje este finde largo, confundiendo la cuarentena con vacaciones. Muy “argento” lo tuyo.
  • ¿Saben una cosa? Ayer tuve una sesión “on-line” con mi psicóloga. Parecida a este encuentro virtual.
  • ¡No es lo mismo! A mí también me lo propuso mi terapeuta, para que no fuera a su consultorio.
  • ¿Y?
  • Y la suspendí. No me gusta hablarle a una pantalla. Además, no me viene mal ahorrarme unos pesitos. Con ustedes es distinto, Y gratis, además.
  • Tendremos que acostumbrarnos al distanciamiento social. No nos olvidemos que estamos en “zona de riesgo” por nuestra edad.
  • ¡Cómo me jode que me lo recuerden a cada rato! El dedo en la llaga.
  • Y, sí. La nuestra es “sesentena” más que cuarentena.
  • También pasan cosas buenas. Parece que el “Bailando 2020” no arranca.
  • Se viene la tele enlatada. Las Divas están acuarteladas.
  • Obvio. La Reina Madre está complicada. Confesó que no sabe hacerse ni una casa de té.
  • ¿Y le tendrá que dar franco a sus cuidadoras?
  • Eso, o que se queden encuarentenadas con ella. Cama adentro.
  • Ya suspendió sus legendarios almuerzos y cenas, pobre.
  • Y parece que otra vez la reemplaza su bella e insulsa nieta. Un embole la chica “cool”.
  • El que se fue al pasto fue Aníbal Pachano. Se hace el rebelde sin causa. “No voy a vivir entre cuatro paredes porque se le ocurra al Presidente de la Nación”. Piró Galerita.
  • Un irresponsable. Padece de incontinencia verbal, como tantos otros comunicadores.
  • Bueno, chicas, damos por finalizado nuestro encuentro dominguero. ¿Por qué brindamos?
  • Hoy más que nunca, por salvar el pellejo. “In your face, vairus” ¡Chin, chin!

Deja un comentario